SER-EN CIENCIA ARTE Y CULTURA LUDICIENCIA MEDIOAMBIENTE ANAQUEL TECHNÉ CAMPUS
Louie Schwartzberg: La belleza oculta de la polinización
Pero hay un rayo de sol en la lucha
que siempre deja la sombra vencida

Miguel Hernández, poeta y dramaturgo español
BUSCAR EN ESTE SITIO
alef.mx/ CAMPUS
30 / Octubre / 2012

Diluidas, leyes sobre residuos sólidos en México

David Sandoval

Las leyes en materia de residuos sólidos no han hecho más que diluirse en responsabilidades compartidas a nivel federal, estatal y municipal, aseguraron Manlio Fabio Casarín León, Teresa Leal Ascencio y Sara Ojeda Benítez en el 5° Encuentro Nacional de Expertos en Residuos Sólidos, “Transformando residuos, construyendo sustentabilidad”, realizado en la Universidad Veracruzana (UV).

El Director de la Facultad de Derecho, la académica de la Facultad de Ingeniería Química –ambos de la UV- y la profesora de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), respectivamente, participaron en la mesa redonda “Marco Jurídico en materia de residuos sólidos”, donde evidenciaron la situación normativa que impera en el país.

Casarín León expresó que “no es un tema fácil ya que nuestro país ha transitado por décadas en modelos de Estado con una distribución dual, plasmado en el Artículo 124 constitucional; al día de hoy hay un elemento muy complejo para determinar las competencias en el Estado Federal y es precisamente este tema, la transición a un sistema cooperativo, el que le ha venido generando la atribución o asignación de competencias en diferentes ámbitos desde la Federación, los estados y los municipios”.

En el tema de residuos no hay una fundamentación expresa en la Constitución para legislar en la materia, apuntó, “y se establece vía interpretativa en el Artículo 73, fracciones 29 y 30; se otorga al Congreso Federal facultad para legislar en materia de residuos”.

No obstante, hay grandes retos y desafíos, añadió, porque existe una gran cantidad de elementos que condicionan la eficacia de la ley: “Elementos de carácter institucional, económico, social e incluso algunos esquemas que, atendiendo al pensamiento complejo, nos hablan de la necesidad de redirigir políticas públicas tomando en cuenta la legislación y enriqueciéndola a partir de este planteamiento que puede aportar otros elementos extra jurídicos”.

Por su parte, Teresa Leal expuso que “la ley, si bien marca qué es lo que debería y cómo deberían ser tomados y manejados los residuos, en realidad el tiempo que lleva en México cambiar una ley hace que nos vayamos quedando retrasados”.

Planteó como ejemplo de dicha problemática la generación de residuos dado que “actualmente en México no hay la obligación de que se reduzcan, lo permite la ley pero no existe la obligación expresa y puntual de que el generador del empaque lo reciba de regreso.

”Debido a la pulverización de la responsabilidad, las competencias están diseminadas a lo largo de la Federación y los municipios, entonces el hecho de que cambie una ley federal no significa que a nivel municipal se va a implementar con esa prontitud que se requiere; es un hecho en diversas entidades y ciudades”, recalcó.

“En suma, lo que nos genera es una falta de sustentabilidad muy grande en México con respecto a la generación de los residuos sólidos.”

Asimismo, Ojeda Benítez precisó que algunas normas, por su antigüedad, no son aplicables a la época actual: “Hemos encontrado –quienes nos dedicamos a estudios de generación– que cuando queremos hacer comparaciones con otras regiones las normas no nos permiten este trabajo.

”Desde mi óptica creo que el cuadro normativo no es tan eficiente porque a pesar que se legisla a nivel federal, estatal y municipal, se piensa que en manera de cascada se van a ir dando las ligas y no es así, cada nivel de gobierno tiene sus propias necesidades y a veces el hecho de que haya otros problemas prioritarios como la seguridad o la pobreza y las cuestiones de salud dejan a un lado el problema de la basura, que es un problema que tiene muchas repercusiones y si de verdad se trabajara de una manera distinta a lo mejor pudiéramos estar en otro nivel, finalmente la basura es un negocio y deja dinero.”

Destacó que “la basura es también una oportunidad en donde nosotros podemos generar incluso trabajos, pero siempre lo hemos visto como algo que estorba, que no sirve, que hay que alejarlo de nosotros, y no hemos visto la oportunidad en ello; la legislación, desde mi óptica, queda corta”.

Admitió que durante el presente sexenio se estableció la Ley General de Residuos, al igual que algunos lineamientos y mecanismos, se invirtió capital “pero falta mucho por hacer en el tema del marco jurídico y probablemente nosotros, que estamos en este tipo de foros, tenemos que impulsar estas medidas”.

El puente blanco, John Henry Twachtman, final de la década de 1890